Saltar al contenido

Pinza amperimétrica básica

Las pinzas amperimétricas más básicas ofrecen prestaciones de menor potencia en los alcances de medición, sin embargo, mantienen en algunos modelos, las funcionalidades propias de la pinza que miden continuidad, voltaje y resistencia. Además, casi todas las pinzas amperimétricas actuales ofrecen poder ser usadas en corriente alterna (CA) o corriente continua (CC).

Es ideal para personas que vayan a realizar trabajos de electrónica de potencia, o que vaya a reparar sistemas eléctricos de automotores o en los hogares.

Tienen un rango de medición de corriente hasta los 600 amperios, que son suficientes para un uso doméstico o de mediana escala; como por ejemplo mantenimiento y arreglos para un conjunto de casas o de reparaciones domésticas.

Cómo todo producto cuenta con diferentes beneficios y desventajas que son importantes tomarlas en cuenta:

Ventajas de uso en una pinza amperimétrica básica

  • Tienen una excelente relación calidad/precio, ya que, incluso, las básicas más destacadas manejan las funciones estándar actuales de una pinza, incluyendo tecnologías NCV, retención de datos y apagado automático. Pueden encontrarse desde los 16 euros con todas estas ventajas, así que es una opción muy recomendada.
  • En general pueden llegar a tener capacidad para medir los 600 amperios en un rango de precios hasta los 60 euros. A partir de ahí pueden llegar a medir 1000 amperios en algunas marcas como Peaktech, en un rango de precios, desde los 60 a los 1000 amperios.
  • Algunas ya poseen sondas para medir temperatura, incluso con 25 euros ya se pueden conseguir.
  • Suficiente para trabajos de laboratorio, automotores y labores domésticas.

Desventajas de uso de una pinza amperimétrica básica

  • Estas pinzas básicas se diferencian principalmente en la calidad de los circuitos que usan, por lo que a largo plazo se desgastan mucho más rápido que pinzas donde la calidad de su electrónica posee materiales más finos y el diseño interno del circuito mejor logrado. Teniendo esto en cuenta, las pinzas reconocidas de marcas como Fluke o Meggel, van a ser mucho más durables, sobretodo, si su uso va a ser siempre sometido a mediciones con intensidades electromagnéticas altas. También disponen de carcasas y materiales de construcción más robustos y durables. Otra cosa que se suma es la disposición ergonómica de la ubicación de lo comandos que tiene la pinza, como en el caso de los gatillos para el anular y los botones del pulgar.
  • No manejan los rangos automáticos que permiten medir amperios en diferentes escalas accionado de manera automática. Así que, estas pinzas deben ser accionadas manualmente al rango acorde a la lectura que se quiera hacer.
  • Muchas manejan pilas AAA por lo que hay que reemplazarlas constantemente.
  • Bajo recuento de pantalla:  2000 – 3000

Existen diferentes marcas de pinzas amperimétricas básicas, las que suelen ser más recomendadas son: Tacklife, Eventek, Uni-t, KPS.

Si hablamos de precios, estas pinzas básicas se encuentran entre los 11 euros a los 40 euros. Varían en cuanto a la calidad de su electrónica y algunas funciones que carecen algunas de las otras, también por, algunos modelos, incorporar accesorios como las puntas de prueba, para determinar impedancia o voltajes.

A partir de los 40 euros empiezan a tener funciones de protección contra sobrecarga y mejoran la construcción de la carcaza y aumenta la presentación de dígitos en la pantalla que podría mostrar buena resolución.